Alimentando a la bestia

GoogleA todos nos costó aprender cómo se escribía. Primero tuvimos que usar los favoritos pero poco a poco se hizo un hueco en nuestro vocabulario. Surgió como un buscador y al principio era casi mágico, parecía que leía el pensamiento.

En cuanto comenzó a recaudar dinero (incluso antes, pero sobre todo desde su espectacular salida a bolsa) empezó a extender sus raíces por muchos campos. Son raíces y no tentáculos porque no son nada agresivos y suelen ir “por debajo”, sin que se note. Revolucionaron el mundo con el correo electrónico con su toque personal, con su sistema de mapas (impresiona Street view), con su página de blogs y sobre todo con su sistema de búsquedas con la publicidad “inteligente”, es decir, presentan anuncios relacionados con lo que se está leyendo/buscando y que es su principal fuente de ingresos (y más servicios que no cito por cuestiones de espacio). Me estoy refiriendo a la cada vez más “goorda” Google.

Tienen muchos recursos humanos, económicos y técnicos, lo que contribuye a que estén sacando nuevas ideas continuamente (o comprándolas, como fue el caso de Youtube). Tienen una versión gratuita para Internet (Google Apps) de un sencillo procesador de textos similar a Word, una hoja de cálculo básica parecida a Excel y un sistema para ver y editar presentaciones de Powerpoint. Para usarlos no es necesario instalar nada, todo se hace usando el explorador de Internet. Son muy básicos pero sin prisa ni pausa van añadiendo nuevas capacidades. Es un ataque lateral a Microsoft y su omnipresente Office.

Durante mucho tiempo se estuvo especulando con que Google sacaría su propio navegador web, desmintieron la información una y otra vez hasta que la confirmaron: salió Chrome, un navegador rápido y ligero. Google sorprendió también desarrollando Android, un sistema abierto orientado principalmente a teléfonos móviles que está siendo muy bien acogido por los diferentes fabricantes. La “última” de Google es que tras estar mucho tiempo negando que trabajaban en un sistema operativo propio, hace unos días lo anunciaron: Chrome OS saldrá a la calle el año que viene orientado al principio como sistema para miniordenadores (aunque nada impide que pueda saltar a los demás PCs). Será muy rápido y ligero y por supuesto orientado a la web y la conectividad total. Es un auténtico torpedo a la línea de flotación de Microsoft y su Windows. No se sabe si pasará de largo, impactará parcialmente o hundirá el barco.

¿Qué más se estará gestando en los laboratorios de Google?, ¿nadie ha pensado en que si llegasen a controlar tantos PCs como Microsoft podrían ser “peligrosos”? Si hiciesen los sistemas operativos, navegadores, buscadores, gestionasen los mails que nos mandan, si supiesen qué lugares nos interesan en Google Maps, qué vídeos nos gustan de Youtube… ¿No da un poco de miedo que una sola empresa pueda llegar a reunir tanta información sobre nosotros? De acuerdo, reúnen datos de miles de millones de personas y no pueden procesar todo… pero los datos los tienen, y pueden analizarlos cuando y como quieran y no dudo que respetarán las leyes de privacidad, pero no olvidemos que por muchas cosas que parezca que regala Google, detrás no hay ninguna ONG… es una empresa de EE.UU. cuyo fin primordial es ganar dinero. Cada vez que usamos sus servicios gratuitos estamos cebando con más y más datos a una bestia que podría despertar… o no…

Compartir en redes sociales

Pinterest

Deja un comentario

Seguir a ChristianDvE en Twitter
 TwitterFacebookYouTubePinterestInstagramFeed
Periscope
Recibe por correo electrónico los nuevos contenidos para no perderte ninguno

Dirección de mail:

Sígueme (si quieres) también en Feedly
Archivos
Creative Commons
Los contenidos de este blog se encuentran bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.