¿Deben los grandes medios de comunicación citar las fuentes? ¿Cortesía o debilidad?

Mención imposibleAl escribir un contenido, tanto en blogs como en grandes medios o incluso en redes como Facebook, Twitter, etc., es habitual inspirarse, investigar y contrastar información en Internet.

Hoy en día hay muchos y muy buenos blogs de calidad sobre muy diferentes temáticas, superando en ocasiones a publicaciones de gran difusión.

A raíz de unos hechos que me han ocurrido estos días ha me ha recordado lo que ocurrió el pasado, me ha surgido la siguiente reflexión:

¿Cuándo se deberían citar las fuentes? ¿Es un signo de debilidad hacerlo?

La respuesta no es sencilla. La etiqueta y la ética dicen que lo correcto es citar a la fuente cuando te aporta algo relevante pero esto no siempre se cumple, ya que en muchos ocasiones se tiende a pensar que poner una referencia a otro contenido es signo de debilidad, falta de creatividad o ignorancia. En mi opinión es todo lo contrario: enlazar con otro artículo o hacer referencia a él es una manera de refrendar lo que se afirma y de que el lector pueda contrastarlo.

Pero, ¿cuándo la fuente es relevante? Aquí se plantea la duda.

A modo de ejemplo planteo un caso real:

Whatsapp Cuenta suspendidaEl otro día un periodista de un gran medio de comunicación nacional entró en contacto conmigo, a través blog, por un artículo que estaba haciendo sobre las cuentas suspendidas de WhatsApp y me pedía ayuda: quería obtener testimonios de usuarios a los que le habían cancelado el servicio.

Afirmaba que lo hacía porque a través de los buscadores había llegado y leído mi entrada sobre las cuentas suspendidas de WhatsAp. Causas y solución.

Le contesté que por cuestión de protección de datos no podía facilitarle los correos de contacto y le ofrecí, a costa de mi tiempo, mandar un mensaje a algunos de los que habían dejado un comentario en mi blog con el mail del periodista para que, si querían, le escribiesen. El periodista aceptó, a pesar de que en mi opinión él podría haber puesto también un aviso en mi blog pidiendo estos datos (como hice de hecho yo).

Moví en mis redes sociales la iniciativa con toda la buena intención, animando a posibles afectados a dejar su testimonio pero la respuesta se hizo de rogar. Dos días después del primer contacto, el periodista me llamó por teléfono al móvil para preguntar si ya tenía alguna respuesta y hablamos un rato, una prueba más del interés de lo que le podía aportar.

También afirmaba que no descartaba poner una referencia a mí o a mi artículo ya que me atrevería a decir que fui el primero en escribir sobre el tema. Por supuesto tengo todos estos correos.

Un mundo conectado

Un mundo conectado

Por fin logré, tras insistir un poco más, obtener alguna respuesta que recopilé y envié al periodista. Él agradeció por correo el esfuerzo y la preocupación (previamente le había informado que seguía pidiendo testimonios y quiero creer que él no había recibido ninguno directamente, ya que no me dijo nada) pero me informó de que el artículo estaba cerrado y que, al ser en versión papel el artículo, no pudo poner ninguna referencia a mí o a mi blog, que en caso de ser en web sí habría sido así seguro (y digo yo, ¿no ha salido también en la web?)

Finalmente se publica tanto en el periódico como en su web, siendo el contenido más visitado ese día sin referencia alguna a mí pero sí a otro especialista muy popular en redes. Tras manifestarle por correo mi disconformidad por no aparecer, la respuesta es clara y me indica que no usó la información de mi blog ni los testimonios que le envié y que me equivoco pidiendo protagonismo.

¿Afán de protagonismo yo después de hacerle parte del trabajo e insistir él por teléfono y correo?

Lo que sí es cierto es que cuando escribí el artículo no había nada publicado en medios sobre el tema de la suspensión de cuentas en WhatsApp y que la estructura de la publicación del periodista se asemeja mucho a la mía.

No entro a valorar si se basó en mi entrada o no (me reservo mi opinión) pero aún así las reflexiones son:

  • ¿Tanto cuesta poner una referencia tras pedirle de manera reiterada a una persona que además ya ha escrito sobre el tema y ha demostrado su esfuerzos?
  • ¿Es lo que busca afán de protagonismo o reconocimiento?
  • ¿Por tener un blog y recibir el contacto de un importante medio se debe dar siempre la información sin esperar nada a cambio?
  • ¿Crees que el periodista debería haber hecho algún tipo de referencia o mención? Quizá haya otro enfoque diferente que no estoy considerando

Otro caso…

WhatsApp no va en un iPhone 3GOtro caso similar nos ocurrió a una bloguera, Nuria Parrondo y a mí. Escribí a principios del año 2013 (el 2.1.2013) un artículo sobre que WhatsApp ya no se podía usar en un iPhone 3G y cómo resolverlo.

Unos días después (el 3.1.2013), Nuria elaboró una entrada similar y le llamaron desde otro periódico muy importante de difusión nacional. Le formularon varias preguntas sobre el tema y le pidieron otros contactos y les dio el mío.

Me llamaron también como parte de la investigación y finalmente apareció mi nombre en artículo del periódico pero no el de Nuria ni por supuesto nuestros blogs o entradas. Sí en cambio la de otro blog muy popular (que además fue escrito después que el mío).

¿Por qué unos blogs sí y otros no y siempre en contra de los pequeños aunque hayan publicado primero el contenido?

Información en Internet

Información en Internet

No son las excepciones…

A través de las redes me han contado más situaciones de profesionales a los que les han pedido información o datos sobre ciertos aspectos y que luego, tras enviarlos, no aparecen como fuentes ni ninguna referencia a ellos. ¿Es eso correcto? ¿Deben proceder así los periodistas? Tengo en cuenta solo los casos que conozco, quizá en otras situaciones citen la fuente, pero en este caso no puedo evitar sentir que me han tomado el pelo. No afirmo que tengo la exclusiva sobre el tema pero sí que ya que me han contactado, pedido información y que ayude, se me mencione, e igual que a mí, a cualquier otra persona que aporte a un medio.

Una posible conclusión es que si ocultan datos como estos, ¿qué más no nos contarán?

Lo que está claro es que si, como tónica general, se mantiene esta praxis, van a tener poca colaboración. En mi caso pienso seguir mencionando las fuentes siempre, ya que creo que es lo correcto.

¿Y tú?

Artículos referenciados:

WhatsApp – «El Mundo»

WhatsApp deja de ser compatible con el iPhone 3G (El País, 17.01.2013)

Foto de la viñeta: Shutterstock.

Foto de información en Internet: Shutterstock.

Foto crowdsourcing: Shutterstock.

21 Responses to ¿Deben los grandes medios de comunicación citar las fuentes? ¿Cortesía o debilidad?

Responder a susanacyz Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Seguir a ChristianDvE en Twitter
 TwitterFacebook YouTubePinterestInstagramFeed
Periscope
Recibe por correo electrónico los nuevos contenidos para no perderte ninguno

Dirección de mail:

Sígueme (si quieres) también en Feedly
Archivos
Creative Commons
Los contenidos de este blog se encuentran bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.
Hosting por Raiola.