El recurso más valioso de la empresa es el empleado. Libera la empresa

Pocos dudan a día de hoy que la tecnología e Internet han cambiado en gran medida la forma en la que nosotros, los consumidores, nos comunicamos con las marcas; es lo que se ha llamado la revolución 2.0. Por tanto, éstas se han tenido que reorganizar también para dar soporte a esas nuevas exigencias de sus clientes actuales y potenciales.

En un entorno social, cultural y tecnológico cada vez más complejo, cambiante y competitivo, las empresas también en algunos casos adoptan nuevas formas de organizarse internamente.

En esta interesantísima charla de Isaac Getz en el TEDxESCP, profesor de liderazgo y gestión de la innovación en la Escuela de Negocios ESCP Europa y co-autor del libro Freedom Inc, reflexiona sobre los tipos de empleados que hay, la importancia de tenerlos satisfechos y cómo hacer que se comprometan con la empresa con tres recomendaciones totalmente lógicas.

La verdad es que me ha encantado y comparto plenamente sus planteamientos.

Como dice una cita que circula por Internet de Steve Jobs (lo que no quiere decir que sea suya, pero el concepto, me parece muy acertado):

No tiene sentido contratar a personas inteligentes y después decirles lo que tienen que hacer. Nosotros contratamos a personas inteligentes para que nos digan qué tenemos que hacer

No tiene sentido contratar a personas inteligentes y después decirles lo que tienen que hacer. Nosotros contratamos a personas inteligentes para que nos digan qué tenemos que hacer

Isaac Getz en su charla expone sus conclusiones tras más de 5 años de estudios e investigación. A él le interesan las organizaciones “libres” (de ahí el título de su libro Freedom Incorporated) en las que cada empleado es “libre” y responsable de cada una de las acciones que toma y que considera que son la mejor para la empresa.

El vídeo está en inglés (al final del artículo, se entiende bastante bien, es mejor verlo que leer mi explicación), pero aquí relato los principales puntos que comenta:

Según su tesis, el éxito de una empresa depende en gran medida de lo comprometidos que estén los empleados y, en término medio:

  • Un 27 % de los empleados se levantan por la mañana sonriendo porque pueden poner en marcha sus ideas e iniciativas en la empresa. No esperan instrucciones, sino que saben lo que tienen que hacer, como los gallos.
27 % de empleados comprometidos

27 % de empleados comprometidos

  • Un 59 % de los empleados van a la empresa diariamente a simplemente hacer lo que se les pide. Sin más ni menos. Cumplen sus cometidos y horarios y se van. Cambian horas de trabajo por su salario, como los perros.
59 % de empleados sin compromiso

59 % de empleados sin compromiso

  • El 14 % restante, son los que están activamente no-comprometidos. Estas personas van a trabajar y saboteando el trabajo de sus compañeros que están comprometidos con la empresa, y Getz los compara con los zorros.

Lo ilustra con un ejemplo de una barca de remos:

  • Los dos que están comprometidos, reman con fuerza en pro de la marcha.
  • Los cinco que simplemente cumplen su trabajo, chapotean en el agua de tal manera que parece que trabajan.
  • El que no está comprometido, rema en la dirección opuesta.

Los pasos, según Isaac Getz, para liberar la empresa, son tres:

1. Igualdad intrínseca

Según su exposición, cuando un empleado va a ver a un jefe y le dice que tiene un problema y éste le da una solución, de alguna manera está cargando sobre sus hombros la responsabilidad y pronto tendrá los problemas de todos, pero, además, generará un empleado cada vez menos comprometido porque se le demuestra que no se confía en él y en su capacidad para encontrar una respuesta.

El enfoque adecuado es animar a la persona, diciéndole que es el más competente en su departamento y que seguro que encuentra una solución. De esta manera, el jefe se descarga de responsabilidades y el empleado se siente valorado.

Eso mismo pienso yo: si tienes un empleado, y sabe más que el jefe de un cierto tema, ¿por qué no aceptar sus sugerencias?

Jefe, tengo un problema

Jefe, tengo un problema

En Harley Davidson usan esta técnica y no solo, según Getz, les ha salvado de la bancarrota sino que ha hecho que la compañía, con una dura competencia, repunte.

2. Crear un entorno que propicie el crecimiento

Mediante el ejemplo de una empresa de seguros y el proceso de gestionar una queja, afirma que los que se encargan de las tareas burocráticas no ven opciones de mejorar y pierden el interés.

En una empresa de seguros americana que comenzó a apostar por permitir a los empleados seguir formándose (incluso en la universidad), la motivación aumentó porque veían perspectivas de futuro y, siempre según el ponente, incluso durante la crisis la aseguradora no perdió la valoración AAA.

Lo veo muy lógico porque saber que no se seguirá haciendo una tarea repetitiva y burocrática y que se podrá seguir mejorando, a muchas personas seguro que les motiva y anima (aunque personalmente creo que siempre habrá perfiles que se sientan más cómodos si se les dice qué deben hacer y punto).

Si sabes que la empresa confía en ti y en tu criterio y además se ven oportunidades de mejorar, el compromiso con ella tiene que aumentar.

Crear un entorno que favorezca el desarrollo personal

Crear un entorno que favorezca el desarrollo personal

3. Crear un entorno que permita la dirección propia

El ejemplo que plantea para este caso, es el de una empresa que fabrica partes de coches que tenía mucha maquinaria compleja, pero que no se sabía aprovechar y tenían una tasa de rechazo de las piezas del 20 %.

Por el contrario, en otra empresa organizada en pequeñas plantas especializadas que incluso conocían a los clientes para los que fabrican, los equipos de trabajo se reunían con éstos siempre que hay problemas con grandes resultados, como ausencia de piezas rechazadas o retrasos en los plazos de entrega.

La diferencia está en que en el primer caso los empleados no compartían sus ideas con los ingenieros ni podían aportar, mientras que en la segunda eran todos un equipo, sin directores, gerentes ni estructuras jerárquicas.

Según su propuesta, hay que permitir que todos participen y escucharles y dejarles que realicen aportaciones.

El vídeo está en inglés con subtítulos en inglés y dura poco más de 14 minutos, pero vale la pena. Me recuerda un poco al final del discurso de Steve Jobs en Stanford.

Compartir en redes sociales

Pinterest

22 respuestas a El recurso más valioso de la empresa es el empleado. Libera la empresa

  • Muy interesante artículo Christian. Todo esto es absolutamente lógico y en cambio que poco se practica todavía en las empresas. He conocido muchos directores de recursos humanos a los que esto les sonaría a chino. Saludos.

    • Buenas tardes, Julián Pablo

      Todo se andará. Imagino que articularlo (no soy especialista en la gestión de personas) y cambiar de mentalidad lleva su proceso, pero, profesionalmente, me ha encantado la propuesta de Isaac Getz.

      Muchas gracias por tu visita y comentario.

  • Muy buenas ideas las de este artículo.Ya que cualquier trabajador de una empresa que este contento con su trabajo y tenga ilusión por él y le dejen aportar sus ideas sobre el trabajo que realiza siempre será mas productivo y dará más beneficios a dicha empresa. Aunque evidentemente en España todavía queda mucho para que esto se lleve a cabo. Un saludo

  • Un artículo muy cierto. Lastima que no se lleve a la practica en la mayoría de las empresas de España que cuando un trabajador intenta aportar sus ideas el empresario no las acepta y el empleado pasa a formar parte de ese 59% que van a hacer lo que se les pide.
    Una verdadera lástima que en esos casos sea el propio empresario el que les quite la ilusión y no motive a los empleados a desarrollar sus ideas.

  • Por desgracia en la mayoría de los casos no se lleva a cabo y gran parte de la empresa esta desmotivada, tan solo te tienen en cuenta para realizar un trabajo sin importar tu opinión o las mejoras que puedas aportar. Es una pena que en España no valoren este tipo de iniciativas…
    Un saludo y buen articulo.

  • El articulo esta muy bien, lastima que la realidad sea otra.
    Se puede dar margen a un empleado, que de sus ideas, pero sabemos que en el momento que se equivoque y haga perder a la empresa dinero estará en la calle sin importar si en algún momento aporto algo, aquí te juzgaran por tus errores, lo cual muy poca gente esta dispuesto a asumir. Estoy acuerdo, en una empresa si se tuviera la opinión de todos los empleados se desarrollaría mejor el trabajo y tendría mejores resultados, pero siempre con un orden jerárquico en el cual se tome una decisión y se asuman las consecuencias.

  • Desde mi punto de vista, me parecen unas iniciativas estupendas para mejorar el rendimiento de los trabajadores. Por que hoy en día yo pienso que hay una ligera acomodación a la hora de cumplir con las obligaciones u objetivos del trabajador en cualquier empresa. Opino que hay que ser ambicioso en ese sentido y los argumentos que nos exponen en este artículo es lo ideal para conseguir un máximo rendimiento en el trabajador, como la confianza en el mismo o un buen ambiente de trabajo; como puede ser el trabajo de equipo, sin olvidar la confianza que se muestra al trabajador, incentivando a que se forme y a que crezca a nivel de cultural sobre los aspectos a tener en cuenta cuando realice sus actividades en la empresa.
    Me ha parecido un artículo muy interesante, gracias por su publicación y un saludo

  • Muy de acuerdo con las ideas explica el artículo. Si tienes trabajadores motivados y con ilusión la empresa siempre será más productiva. Por desgracia en España estas ideas las dejamos muy de lado.

  • Creo que estamos años luz de poder aportar un ápice de nuestra opinion o conocimientos en una empresa ( y si lo hacemos no tendrá consideración)y mucho menos vamos a ser valorados, es una lástima pero es la realidad.Hay que empezar por educar a las personas, sobretodo con dosis extras de humildad. Muy interesante el articulo.

    • Hola, Ely

      No creo que la experiencia o conocimientos siempre sean la base de una buena idea; en ocasiones es precisamente aportar enfoques diferentes, así que no te minusvalores. Es tarea del empleado intentar aportar y del empresario escuchar y valorar. Muchas empresas funcionan así y les va bien.
      Saludos.

  • Me parece que más de un empresario debería leer este artículo o asistir a las charlas de Isaac Getz para darse cuenta de que, para mejorar no solo como empresa sino también como personas, hay que valorar al personal que se tiene en ella.

    Es muy desalentador ver la cifra de aquellos que están en una empresa deshaciendo el trabajo que otros tantos con su esfuerzo intentan realizar, y aún más ver que la mayoría solo se limita a hacer lo que se les manda sin motivación ni iniciativa.

    Pienso que todo esto se debe a que no se valora el trabajo ni a la gente, ni sus necesidades ni ideas, pero quizás con el tiempo se demuestre que un empleado motivado y que rema con el resto de sus compañeros para conseguir un objetivo, valen más que una empresa sin rumbo.

    Me ha encantado su artículo y comparto la idea de que: “Ojalá hubiera más “gallos” y menos “zorros””.

  • Las ideas que expresas en el articulo me parecen muy buenas porque ayuda a que los trabajadores trabajen mas motivados aunque creo que no se podran llevar a cabo porque primero los empresarios tendrian que empezar a preocuparse por sus trabajadores

  • Esto sería lo ideal supongo, que personas cualificadas en su puesto de trabajo puedan aportar sus ideas y conocimientos para el buen funcionamiento de la empresa y seguro que muchas irían mejor. Pero en la practica hay jerarquías y los subordinados normalmente acatan ordenes de los superiores independientemente de si están mejor o no preparados que jefe.

Deja un comentario

Seguir a ChristianDvE en Twitter
 TwitterFacebookYouTubePinterestInstagramFeed
Periscope
Recibe por correo electrónico los nuevos contenidos para no perderte ninguno

Dirección de mail:

Sígueme (si quieres) también en Feedly
Archivos
Creative Commons
Los contenidos de este blog se encuentran bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.