La nueva “caja tonta”

TDTNoviembre de 2005 es un mes que se presenta como revolucionario para la televisión en España. Cuando este artículo vea la luz, Canal+ habrá desaparecido de la parrilla de la televisión analógica y no se podrá ver más que vía satélite. En su lugar podremos ¿disfrutar? de Cuatro, su sustituto en abierto para el hueco que ha quedado en el mando a distancia. Como ya habrán podido comprobar, no tienen nada que ver el uno con el otro salvo alguna que otra serie y muchos presentadores, pero nada de películas de estreno o el fútbol (para quien le guste). Hay otra licencia para emisión de TV analógica en abierto.

También se lanza a finales de mes de manera oficial, tras innumerables retrasos y períodos de letargo, la TDT, si bien ya hace bastante que funciona (y la tecnología no es nueva,la difunta QuieroTVempleaba este sistema hace muchos años). ¿Qué es eso de la TDT? Me suena mucho –pensarán algunos de ustedes- a un anuncio emitido por las cadenas a finales del año pasado en el que se veían caer televisores del cielo (¡¿?!) mientras la gente, en lugar de huir atemorizada como sería lo lógico, sonreía.

La Televisión Digital Terrestre (TDT) tiene ventajas sobre la emisión convencional: incremento del número de canales, mayor calidad de imagen y sonido y desarrollo de contenidos interactivos y todo ello sin coste alguno para los telespectadores –según reza la publicidad-, es decir, es una televisión gratuita que podemos recibir en nuestro televisor actual (siempre y cuando compremos un receptor adecuado, ¡la rueda del consumismo tiene que seguir girando!). Se trata del mayor avance tecnológico en TV en abierto desde el lanzamiento de la TV en color hace décadas.

Desde el punto de vista de contenidos, es una revolución similar a la que vivimos hace algo más una década con la entrada de las privadas. En formato digital podremos ver las cadenas nacionales y autonómicas que recibimos ahora (si bien cada cadena va a aumentar su oferta, por ejemplo TVE emitirá también Teledeporte, etc.). Los nuevos “fichajes” son Veo TV (Grupo Recoletos) y Net TV (Vocento).

La calidad de sonido es bastante buena, pudiendo recibirse cada programa (teóricamente) en versión original, en estéreo, etc. El teletexto va muy bien y el cambio de una página a otra es inmediato. La imagen es muy nítida. Al tratarse de un sistema digital, la calidad de la recepción no disminuye al degradarse la señal de entrada (por ejemplo en días con mucho viento). Con la TV analógica, aparecía “niebla” o interferencias, con la TDT se seguirá viendo perfecto… hasta que no se vea. Ése es el principal inconveniente de los sistemas digitales: o se ve perfecto, o no se ve en absoluto (pantalla negra muda), o peor aún, con interrupciones y saltos en la imagen y el sonido capaces de destrozar los nervios del santo más pacífico, si bien aún en malas condiciones, el sistema funciona muchísimo mejor que la TV actual.

Este mes entramos definitivamente en la TV de principios del siglo XXI (antes de que acabe seguro que tenemos TV de alta definición, TV en 3D o TV intravenosa, que es lo que nos falta), debemos alegrarnos por las mejoras en el sonido, imagen y posibilidades, y sobre todo por las nuevas cadenas… ya tenemos tropecientos más canales… ¡de nada que ver!. Al menos tardaremos más tiempo haciendo zapping hasta volver al primero. Todo son ventajas. ¡Viva la tecnología!

Deja un comentario

Seguir a ChristianDvE en Twitter
 TwitterFacebook YouTubePinterestInstagramFeed
Periscope
Recibe por correo electrónico los nuevos contenidos para no perderte ninguno

Dirección de mail:

Sígueme (si quieres) también en Feedly
Archivos
Creative Commons
Los contenidos de este blog se encuentran bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.
Hosting por Raiola.