Usar redes sociales mientras se hace la compra (Peligro)

Usar redes sociales mientras se hace la compra #comprarConRrssHe realizado un pequeño experimento: utilizar en el móvil mientras hacía la compra semanal en un supermercado para ver las consecuencias y los resultados me han parecido curiosos.

Las conclusiones son totalmente personales y basadas en mis observaciones, aunque me sorprendería que alguien obtuviese datos muy diferentes si bien es más que probable que las mujeres, con su superior capacidad multitarea, logren mejores valores.

El campo de pruebas es un supermercado de un gran centro comercial. El experimento se repitió diez veces para poder obtener valores medios y debo decir que iba acompañado de otra persona que no utilizaba su móvil (es decir, estaba centrada comprando como hace todo el mundo).

Objetivo: dada una relación de productos a adquirir (comúnmente llamada lista de la compra) mi cometido era ir a buscar unos cuantos de estos artículos (tres o cuatro) previamente establecidos (sin apuntarlos, todo de memoria) y llevarlos al carro. Parece sencillo pero no lo es tanto.

Mi utilización del móvil se centró en comprobar y contestar Twitter y Facebook principalmente, al margen de alguna consulta puntual del correo electrónico o de la aplicación Supertrupper (que permite comprobar el precio de un producto en tiendas físicamente cercanas escaneando su código de barras).

El momento de consultar el Smartphone era, obviamente, solo durante los largos desplazamientos por los pasillos, bien del carro al primer artículo, entre ellos o al volver al carro (para aprovechar el tiempo).

Resultados obtenidos:

  • Acordarse de lo que hay que comprar: en un 60% de los casos al llegar al pasillo en cuestión (o incluso antes) me pregunté qué es lo que tenía que ir a buscar. En el 80% de las ocasiones conseguí recordarlo tras dejar de interactuar con el móvil unos minutos (en el 20% tuve que volver al carro a preguntarlo de nuevo).
  • Chocar con otros: en ningún caso (0%) colisioné con otras personas, carros, estanterías o mobiliario (ni siquiera con niños correteando). De hecho utilizar el móvil mientras se camina me da la impresión de que mejora la visión periférica.
  • Producto no disponible: en un 30% de las ocasiones por más que busqué no conseguí localizar el producto en cuestión, llegando a la conclusión de que estaba agotado (o que la dirección del centro comercial lo había escondido durante mi búsqueda, ya que luego al volver acompañado estaba de nuevo en la estantería).
  • Perdido: en un 40% de los casos me encontré perdido en un pasillo. Nada como volver sobre mis pasos.
  • Duración de la compra: teniendo en cuenta que se camina más lento, uno se pierde con facilidad, hay que pensar qué se iba a buscar, volver a preguntarlo, etc. el tiempo medio que se dedica a la compra se triplica aproximadamente.

Debo puntualizar que los despistes y olvidos son debidos a la abstracción que supone centrarse en los contenidos de las redes sociales, exactamente igual que puede ocurrir si se juega (por ejemplo al Apalabrados), se envían mensajes por WhatsApp o SMS, se lee el periódico o, en definitiva, no se está a lo que se está. En condiciones normales mi memoria y concentración son muy buenas.

Deseo añadir también que el proceso de compra se vuelve mucho más ameno y entretenido pues entre producto y producto se leen informaciones interesantes y divertidas (quizá no tanto para el acompañante, que debe tener bastante paciencia).

No recomiendo realizar este experimento sin ir con otra persona o de lo contrario se corre el riesgo de quedarse uno indefinidamente en el supermercado (o de volver a casa sin adquirir todos los productos de la lista).

El contenido y los resultados de este artículo son difíciles de comprender hasta que se prueba personalmente.

Si alguien se anima a reproducir el experimento (o ya lo ha hecho) y quiere dejar sus propias conclusiones y valores sería muy interesante.

11 Responses to Usar redes sociales mientras se hace la compra (Peligro)

  • No estoy muy de acuerdo con lo que comentas. Yo llevo haciendo la compra y actuando con el teléfono hace un año. Hasta hago videos. No he padecido las cosas que dices.
    De todas formas sería muy conveniente una instalación de una aplicación en la que introduciendo los artículos el smartphone te vaya indicando los lineales en los que se encuentran. Una especie de GPS para la compra. Pero esto no les interesaría porque al perdernos compramos más cosas que no pensábamos.
    Nada más.
    Un saludo.

    • Muchas gracias por tu aportación, Carlos. Es muy interesante. ¿En ningún caso te desorientas u olvidas los artículos a adquirir?, ¿Podrías comparar algún dato? En el post que puse en Google+ una persona también comenta que es capaz de hacer la compra (usando las redes sociales) en solo 15 minutos y sin errores. Impresionante.

      Saludos y gracias por la visita y el comentario.

  • Hola! Me parece super padre tu experimento. Yo siempre que voy al super me tardo horas por esta hablando por celular y revosando el facebook. Lo bueno que a mi me encanta estar en el super. Voy a probar si me vuelvo mas agil si no uso el teléfono.
    Una pregunta mencionaste una app que me parecio interesante, pero no la encuentro. Supertrupper, es de apple o es de BB? Yo tengo un iphone y me encantaría tenerla..
    Muchas gracias. Saludos

  • Hola Christian:

    Hacia tiempo que no me reía tanto leyendo algo. Te aseguro que con cada una de tus descripciones, he ido imaginándome a mi misma haciendo lo que dices, pero en el apartado de «chocar con otros», creo que el % , en mi caso, habría sido del 90% o 95%.

    Gracias por compartir estos experimentos y, por cierto, ¿cómo se te ha ocurrido semejante proceso de análisis? :)

    Moraleja: es mejor ir sin mirar las rrss al super…….y sin hambre…..y sin niños…..y sin prisas….y con dinero.

    Un saludo.

    • Hola Mabel

      Muchísimas gracias por tu comentario. Me ha encantado que te haya gustado.
      Sobre el origen del «experimento» te diré que es mi propia experiencia. En repetidas ocasiones me ocurre lo que describo ahí y me parecía oportuno reflejarlo en un artículo para compartirlo (para saber si solo me pasa a mí o es algo más o menos generalizado).

      Gran moraleja.

      Saludos y muchas gracias por la visita y el comentario :)

  • jajajaaj, muy bueno!!! yo añadiría una última fase en el proceso de compra cuando se está usando el móvil, aunque en este caso no se trata del uso simultáneo de RRSS y compra, sino el clásico hablar por el móvil y compra: el pago en caja. Te aseguro que yo he desarrollado una capacidad para comunicarme con la cajera mediante volcalización muuuy marcada pero sin sonidos, y un lenguaje por gestos, digno de un actor de mimo. Y lo más sorprendente es que nos entendemos!!

  • ¡Me encanta el post! El modo en que utilizamos los smartphone en nuestra vida diaria y sus consecuencias nos sorprenderían mucho si nos parásemos a analizarlo como tú has hecho. Coincido contigo en las conclusiones. No me he parado a hacer estadística, pero sí he comprobado que utilizando el smartphone me he perdido en el super (también yendo con otra persona), he olvidado qué iba a buscar y me lo he pasado en grande riéndome de mí misma. Creo que un post analizando el uso de smartphone en restaurantes es necesario pero ya, porque todo ha cambiado con la tecnología móvil especialmente en ese entorno. Muy interesante. :-)

    • ¡Hola, Eva!

      Gracias por el comentario. En efecto, sería muy interesante. Estoy seguro de que estar atento a las menciones a la hora de compartir una fotografía, comentar en la redes sociales, etc. nos distrae de lo que realmente estamos haciendo que este caso, es comer y seguro que te estás perdiendo un poco la esencia de la comida simplemente por estar distraído.

      Me cuesta creer que tú, con un cerebro superior de mujer, que hayas perdido o despistado por hacer dos cosas a la vez, lo que sí que es cierto es que cada vez somos más multitarea, pero eso no garantiza hacer bien muchas cosas a la vez.

      Me alegro mucho de que te haya gustado el artículo que tenía un cierto toque humorístico, pero sí que es cierto lo que cuento y los datos son totalmente reales y extraídos por mí.

      Muchísimas gracias por la visita, el comentario y muchísimos saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Seguir a ChristianDvE en Twitter
 TwitterFacebook YouTubePinterestInstagramFeed
Periscope
Recibe por correo electrónico los nuevos contenidos para no perderte ninguno

Dirección de mail:

Sígueme (si quieres) también en Feedly
Archivos
Creative Commons
Los contenidos de este blog se encuentran bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.
Hosting por Raiola.