Relacionarse con todo el mundo

Networking¿Me creerían si les digo que conozco a personalidades tan dispares como Bill Gates, Zapatero, Rajoy, Donald Trump, Steve Jobs o Richard Gere? Probablemente no, pero… ¿y si les digo que conozco a gente que los conocen? Seguro que sí (en base a la teoría de los seis grados). ¿En qué consiste esta teoría? En que cualquier persona del mundo está conectada con cualquier otra a través de no más de seis individuos. Según afirman, cada persona conoce en media a 100 personas entre amigos, familiares, compañeros de trabajo, etc. Si cada una conoce a 100, se puede pensar que a través de un conocido podremos llegar en un segundo nivel a hasta 10.000 personas (100×100). En un tercer nivel serían otras 1.000.000 personas y así sucesivamente hasta un billón en un sexto nivel. 

Las redes sociales se basan en los contactos y conocidos para localizar personas con muy diversos fines. Con la popularización de Internet se han creado diferentes páginas que crean auténticas redes sociales a escala mundial donde poder apuntarse (gratuitamente en muchos casos) y establecer así una “red de contactos” para mejorar laboralmente, buscar antiguos amigos o familiares o simplemente seguir en contacto con nuestros amigos de todos los días incluso existen “redes de compras” donde los participantes comparten experiencias y opiniones ante diferentes productos a la venta. Ejemplos de redes son Facebook, Tuenti, Myspace, Linkedin, Second Life, etc…

 Veámoslo con un ejemplo: me apunto en una red social accediendo a su página y rellenando los datos personales necesarios. En este caso se trata de una red de ocio (es decir, no preguntan nada sobre las aptitudes ni especialidades profesionales). Una vez tengo mi cuenta creada puedo buscar a amigos y familiares a través de un buscador integrado en el sistema por su nombre y apellidos o por su dirección de email. Una vez localizado alguno lo que hay que hacer es enviar una solicitud de autorización para añadirlo como amigo que la otra parte debe aceptar. También podremos ver quiénes son sus contactos y, si nos resultan familiares, podremos incluirlos en nuestra lista personal siempre previa autorización. Así poco a poco se va tejiendo una “telaraña” de conocidos, familiares y amigos que quizá haga mucho tiempo que no vemos o de los que pensábamos que ya habíamos perdido el contacto.

Además de familiares cercanos, nuestra pareja o amigos “próximos” es sorprendente la cantidad de conocidos que nos encuentran o encontramos con un poco de paciencia y que, de otra manera, habrían sido casi imposibles de recuperar.

Además de por supuesto poner en contacto a ambas partes, este tipo de páginas ofrecen cada vez más servicios: podemos colgar fotos que verán todos nuestros conocidos, catalogándolas por eventos o incluso marcando quién es quién en cada foto, poner vídeos, chatear, mandar mensajes públicos y privados y compartir las distintas aplicaciones que el servicio ofrece (y son de lo más variado como juegos, marcar las ciudades en las que has estado y un cada vez más largo etc.).

Personalmente no me gusta demasiado “colgar” mucha información o fotos en Internet pero reconozco que es una manera única de volver a localizar a amigos de toda la vida y de mantener el contacto con conocidos y familiares que están lejos y quién sabe a quién se puede conocer siguiendo el hilo… ¿a los que cito al principio? ¿Por qué no?

Deja un comentario

Seguir a ChristianDvE en Twitter
 TwitterFacebook YouTubePinterestInstagramFeed
Periscope
Recibe por correo electrónico los nuevos contenidos para no perderte ninguno

Dirección de mail:

Sígueme (si quieres) también en Feedly
Archivos
Creative Commons
Los contenidos de este blog se encuentran bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.