Google, mucho más que un buscador

GoogleEn septiembre de 1998, dos estudiantes de la Universidad norteamericana de Stanford (Larry Page y Sergey Brin) que compartían la visión (y la misión) de crear una nueva manera de buscar online en Internet, crearon una empresa. La idea la llevaban madurando bastante tiempo y a pesar de las dificultades financieras, no tardaron más que unos años hasta conseguir su objetivo. Hoy, buscados como ejemplo de emprendedores, sobreviven como millonarios con una multinacional de éxito. Si tiene usted alguna necesidad de localizar información en la Red y puede acceder a google.com, casi seguro que encuentra lo que busca… además ¡gratuitamente y en una fracción de segundo!

El origen del curioso nombre de la compañía parece ser que los dos socios querían llamar a la empresa “Googol”, término matemático que designa un 1 seguido por 100 ceros, con lo que pretendían simbolizar la enorme cantidad de información que pensaban manejar, sin embargo, cuenta la leyenda que el primer cheque que una empresa de capital riesgo concedió a la nueva compañía iba a nombre de Google y como ese nombre les agradó, lo adoptaron. Hoy en día es tal su aceptación y reconocimiento que en los países anglosajones se ha creado el verbo To google como sinónimo de buscar en la red.

En mi caso particular, la primera vez que usé Google allá por el año 2000 (que por cierto, lo añadí en mis favoritos por temor a olvidarme de cómo se escribía), me quedé absolutamente maravillado de los resultados: era como si, buscase lo que buscase, me leyera el pensamiento y me diera justo la respuesta que yo quería. Lamentablemente hoy en día esa percepción ya no es así; no sé si debido a que nos acostumbramos rápidamente a lo bueno o (más probablemente) que cada vez hay más y más páginas sobre los diferentes temas y todos intentan estar siempre en las primeras posiciones, a pesar de que esto no es fácil de conseguir ya que Google emplea su famoso PageRank, algoritmo que trata de evaluar todas las webs que apuntan a una cierta página web y asignarles un valor que, en parte, se basa en los sitios que enlazan con ellos. Google analiza toda la estructura de la web para determinar los sitios que han sido “votados” como las mejores fuentes de información por aquellos usuarios a los que más interesan los datos ofrecidos. Este algoritmo no es público y los pesos que asigna a las diferentes variables cambian periódicamente con el fin de que nadie descubra una manera de aprovecharse de él y consiga, mediante técnicas poco legítimas, ubicarse en las primeras posiciones de las búsquedas, anhelo de cualquier web que esté disponible al público.

La llamada “filosofía google” ha resultado una bocanada de aire fresco en el mundo de las “punto com” tras el pinchazo de la burbuja tecnológica a finales de los noventa. Poco a poco, con pasos lentos pero seguros, Google ha introducido mejoras en las búsquedas, eso es indudable, pero también a partir de ahí han ido surgiendo nuevos conceptos o servicios relacionados como por ejemplo el botón “Voy a tener suerte”, incitación a la diosa fortuna de que la página que nos devuelva sea la que estamos buscando (la más probable de entre los resultados), “páginas similares”, donde Google examina la página para ver qué otras webs pueden tener contenidos relacionados, o el (para mí personalmente) imprescindible servicio de Caché, no siempre aprovechado por el público: cuando en los resultados de una búsqueda hacemos clic en esta opción, obtendremos una imagen de la página en cuestión almacenada en los servidores de Google, no servida por el host donde reside la página (salvo las imágenes). Además, Google resaltará en colores según el patrón que él mismo define las palabras que buscamos dentro del contenido del texto, con lo que la localización visual de los párrafos que nos interesan es casi inmediata.

Otros servicios son la búsqueda de titulares de noticias (el propio Google en Google-news genera un periódico de manera automática recopilando noticias de diferentes fuentes online), la calculadora (no hay más que teclear una operación en el recuadro para que Google nos indica el resultado), el servicio de traducción de páginas webs (si bien otros buscadores como altavista.com ofrecen una versión mucho más completa). Google también convierte automáticamente a html ficheros PDF o PPT para que sea más cómodo buscar en su contenido y todo esto con un tiempo de respuesta extraordinariamente rápido y muy fácil de localizar y usar, por no recordar el carácter gratuito de los servicios. Por otra parte, Google también permite buscar imágenes en la web y mensajes de Usenet que se remontan al año 1981 según la propia empresa.

El servicio de correo electrónico de Google llamado gmail (en la mayoría de los países) supuso una auténtica conmoción en el mercado cuando se lanzó hace unos años. Mientras los otros servicios gratuitos como Yahoo o Hotmail ofrecían entre 2 y 5 MB, Google incluía 1000(hoy ronda los 2,7GB y subiendo), rompiendo las reglas del juego. Eso sí, Google, siempre particular, sólo permite crear una cuenta previa invitación de otra persona que ya la tenga y siempre de manera controlada por la propia empresa mediante un número limitado de invitaciones, quizá para ir escalando el sistema de manera gradual.

En España no es todavía muy conocido el sistema Froogle pero permite buscar productos con el fin de ver precios y compararlos. No me extrañaría nada que desembarcara en nuestro país cuando menos lo esperemos.

Además de los mencionados, hay más servicios (muchos de ellos todavía en versión beta o no definitiva) como Google Earth (y Mars) que permiten recorrer algunas zonas de nuestro planeta o del planeta rojo; Google Maps, que integran imágenes de satélite con mapas geográficos; Google video que nos permite ver el estado del arte del sistema de retransmisión que tiene previsto Google para nuestros hogares en un futuro no tan lejano; Google talk, sistema de mensajería similar a otras soluciones tipo MSN-Messenger, Yahoo-Messenger, Skype o AOL combinado con un potente sistema de voz por IP; Google Analytics que permite realizar análisis de las estadísticas de nuestro site; Google Sitemaps, para mejorar el conocimiento que el buscador tiene sobre nuestra web; Google Local (en España de la mano con TPI) para realizar búsquedas locales en nuestro entorno (por ejemplo una pizzería en Madrid); Google Print (poco conocido aún en Europa, pero permite acceder a libros que han sido escaneados y pueden ser consultados online –en ciertos casos previo pago-); Google aspira a digitalizar las bibliotecas de todo el mundo, a lo que Europa ha respondido con un proyecto similar liderado por Francia; Orkut, comunidad online a la que se puede acceder previa invitación; Blogger, gigantesca plataforma de bloggers con miles de usuarios que fue adquirida por Google; Google Scholar para buscar entre trabajos académicos; Google Experts para realizar consultas a expertos; Google Current que emite desde Agosto noticias; Google Pay sistema similar a PayPal para realizar pagos (pero de Google, claro); Google Calendar para que podamos tener nuestra agenda siempre disponible en Internet, y un larguísimo etcétera…

Antes del lanzamiento oficial de cada servicio, corren ríos de tinta (o de bits si es a través de Internet) sobre qué ofrecerá y qué no. En la mayoría de los casos los rumores se han convertido en realidad, si bien hay muchos todavía sin confirmar, algunos de ellos son por ejemplo el famoso navegador de google, del que se lleva hablando años y que se vio reforzado con la contratación de uno de los líderes del proyecto Mozilla-Firefox por parte de la compañía de búsquedas, Googlefon, proyecto favorito de Page y que consiste al parecer en un móvil hecho a medida para Google. Otra novedad, que sí parece que será pública pronto (más que nada porque empresas de la competencia como Microsoft sí han confirmado que lanzarán gratuitamente un sistema similar) es G-Drive, donde Google ofrecerá espacio de almacenamiento ¿ilimitado? accesible vía web para que todos podamos tener siempre a mano nuestros ficheros.

Además de todos estos servicios, ofrecidos vía web (incluso desde el móvil, campo en el que el famoso buscador está invirtiendo mucho dinero y esfuerzos), Google nos permite buscar sin ni siquiera acceder a su página a través de la barra de búsqueda para el navegador, hoy en día disponible para todas las versiones de los principales browsers de Internet y que incluso informa sobre la valoración de la página (PageRank) y bloquea los molestos pop-ups emergentes, entre otras funciones.

Al margen de esta barra, el primer salto de Google del navegador al sistema operativo ha venido de la mano de Google-Desktop (que tampoco está solo en el mercado pues los competidores no duermen), herramienta de búsqueda de ficheros en el PC (incluyendo archivos, webs visitadas e incluso en el correo electrónico) alabada por unos (por su rapidez, precisión,…) y denostada por otros (por la recopilación de los datos y la posibilidad de que éstos se vean comprometidos al ser tan precisa la búsqueda). Esta jugada, unida al creciente poder en la red y popularidad de Google –hoy en día una de las marcas más valoradas y reconocidas a nivel mundial- ha puesto nervioso a empresas de la talla de Yahoo (que ha perfeccionado su motor de búsqueda) o Microsoft (con su buscador MSN en fase de remodelación) que ve peligro de que un jugador inesperado entre en escena con una clara hegemonía en las búsquedas online, con grandes beneficios económicos y que parece que también quiere introducirse en el mercado del software, ya que ha llegado hace apenas unos meses a un acuerdo con Sun Microsystems para desarrollar software para la web, con lo que no sería de extrañar que dentro de poco pudiésemos acceder a través del navegador a una versión de un equivalente del Word o Excel residente en un servidor basado en AJAX a miles de kilómetros y no en nuestro disco local, con todo lo que ello conlleva. Es tan serio el asunto quela propia Microsoftestá virando en su estrategia para poder ofrecer servicios como Microsoft Office a través dela web. Noestá nada claro cuántas veces más tendremos que instalar el Office (o el Openoffice o equivalentes) en nuestro PC ya que la tendencia es a un mundo de servicios más que de aplicaciones.

Otro software gratuito de Google es Picasa para la administración de fotos.

Además de estos programas, Google ofrece a las empresas soluciones corporativas no tan populares como Google-Mini, producto que integra hardware y software diseñado para que la organización pueda sacar mayor provecho a sus activos digitales, tanto documentos como páginas webs, de tal manera que podría decirse que se traslada la potencia de búsqueda (y la fama, sobre todo) del buscador rey (a día de hoy, eso no se puede garantizar) a los despachos de la empresa.

También está comenzando a ofrecer acceso a Internet vía Wifi, siendo uno de sus proyectos más sonados el de la cobertura de la ciudad de San Francisco. También ha invertido dinero en FON y se afirma que en Estados Unidos está adquiriendo mucha fibra oscura instalada a finales de los noventa en plena burbuja tecnológica. La pregunta es ¿para qué?, ¿será cierto lo que se afirma que quiere crear su propia Internet?

Llegados a este punto se podría pensar que Google debe ser una organización sin ánimo de lucro muy interesante, ya que salvo unos pocos servicios de pago ya comentados, el resto son gratuitos. ¿De dónde sacan el dinero entonces los señores Page y Brin para mantener tal infraestructura? A día de hoy el 96% de sus ingresos proviene de un sistema publicitario llamado AdSense y AdWords. Consiste básicamente en mantener intacto el resultado de las búsquedas (fuente de prestigio, independientemente de lo que pague la empresa que ponga el anuncio) al tiempo que presentan anuncios relevantes (cerca de la lista de resultados) al visitante de acuerdo con la información que está intentando localizar. Es un tipo de publicidad segmentada y dirigida a los intereses particulares de la persona (siguiendo el criterio de lo que parece buscar) al tiempo que se mantiene la máxima del no intrusismo y del “no molestar” a través de vistosos anuncios, molestos pop-ups o cualquier otra forma de distracción. Tanto es así que desde Google no se considera como un anuncio sino más bien como un servicio más tanto para el anunciante como para el que visita la página, cobrándose solamente un importe al que pone su publicidad si se hace clic sobre él. Miles de empresas utilizan este sistema de AdWords para promocionar productos y servicios y constituye, a día de hoy, la principal fuente de ingresos de Google.

Por otro lado, tenemos que además de en las páginas de Google, podemos ver su publicidad en muchas otras webs a través de otro programa llamado AdSense, de tal manera que un administrador web puede incluir anuncios en sus páginas que serán generados por Google de manera automática en función de los contenidos de su página (siempre en mente la publicidad segmentada). De esta manera todos ganan: la empresa que desea darse a conocer puede llegar a un público relacionado con su actividad, el webmaster percibe a su vez un importe económico de Google por cada persona que haga clic al igual que por supuesto la empresa de búsquedas, que hace de intermediario. Un sistema limpio, justo e interesante para todos, si bien como tal da lugar a la picaresca de que sea el propio webmaster quien haga clic en los links. Para evitarlo Google dispone de filtros y sistemas que intentan paliar este fraude.

Desde su salida a bolsa (que como todo en Google también fue hecho de una manera especial o simplemente diferente), el valor de las acciones ha subido muchísimo, hecho que ha sido aprovechado por la empresa para vender el pasado 18 de Agosto paquetes accionariales y conseguir cantidades ingentes de dinero (sobre 4000 millones de dólares) para adquisiciones con los que diversificar su actividad y prepararse para los ataques de la competencia (Microsoft y Yahoo sobre todo, aunque también otras más pequeñas como por ejemplo TPI con su noxtrum.com), que afinan sus buscadores y preparan programas de publicidad segmentada muy similares. Pero no solo las compañías privadas están dispuestas a arrebatarle la hegemonía a Google, a nivel europeo un grupo de firmas y gobiernos planea crear un buscador propio (Quaero) y veremos qué resultados se obtienen. En poco tiempo veremos una auténtica guerra entre ellos (muy probablemente también en precios) de lo cual nos beneficiaremos tanto los usuarios (con buscadores cada vez mejores) como las empresas que podrán darse a conocer a un coste menor.

De todas maneras el hecho cierto es que a día de hoy Google es el buscador número uno, en España según las estadísticas es el favorito con un 90% de cuota de mercado a la hora de localizar información en la Red, y siguiendo un poco con las cifras, comentaremos algunos datos interesantes de Google, como por ejemplo que emplean redes de ordenadores de bajo coste interconectados entre sí ubicados a ambos lados del atlántico, indexando más de 8.000millones de páginas web, 880millones de imágenes, 845 millones de mensajes de Usenet, más de 100idiomas (y otros tantos dominios internacionales) se pueden usar a través de la interfaz de Google, que ofrece sus resultados en 35 idiomas, dando trabajo a más de 2.500personas en todo el globo tanto para la parte técnica, donde creo recordar haber leído que cada día se les estropean en media 5 equipos de entre toda su impresionante infraestructura. Otro dato curioso es que Google ha registrado su dominio .com con una, dos, tres y hasta 47 “oes”, (Goooooooo…ooogle) de tal manera que nadie más se pueda hacer con ellos.

Aventurar el futuro es siempre un tema incierto y máxime en cuestiones de mercado relacionadas con la tecnología. Loque hoy se hace así, mañana se puede hacer de otra manera muy diferente y el que hoy es el rey, mañana puede ser un mendigo. No hay que dar nada por perdido o ganado, si bien objetivamente hay que reconocer que por un lado Google se encuentra en una posición muy ventajosa para seguir expandiendo sus tentáculos a todos los campos que tengan que ver con Internet usando su archiconocido nombre y por otro lado tiene el suficiente dinero en caja para, no sólo desarrollar nuevos productos o servicios sino también comprarlos y adquirir un know-how que puede no tener y complemente su actividad e ingresos. En el lado negativo señalar que a día de hoy su principal fuente de ingresos, la publicidad, va a tener mucha competencia en un plazo relativamente muy corto, por lo que de querer mantener una economía saneada (y la cotización en bolsa), debe buscar fuentes alternativas de financiación si no quiere quedarse atrás. Pero todo esto seguro que ya ha pasado por las mentes de los directivos de la empresa y ya han empezado a acometer un plan… sólo el tiempo dirá cómo resulta, pero de momento a la empresa de las búsquedas online por excelencia todo parece irle bastante bien. A Google le encanta que los planes salgan bien.

Compartir en redes sociales

Pinterest

Deja un comentario

Seguir a ChristianDvE en Twitter
 TwitterFacebookYouTubePinterestInstagramFeed
Periscope
Recibe por correo electrónico los nuevos contenidos para no perderte ninguno

Dirección de mail:

Sígueme (si quieres) también en Feedly
Archivos
Creative Commons
Los contenidos de este blog se encuentran bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.