1, 2, 3 responda otra vez (o a la de 1, a la de 2, a la de 3… adjudicado)

AdjudicadoDesde pequeños nos enseñan que para aprender o conocer algo lo mejor es preguntar, máxima que empleamos a lo largo de toda nuestra vida. Con el fin de asegurarme que la respuesta recibida es “la correcta” y sobre todo cuando se tratan temas complicados como ofertas de telefonía móvil o fija, condiciones de contratación de servicios de todo tipo, etc. soy partidario de emplear un “truco” (muy elemental, no crean que he descubierto la pólvora) que explico en los siguientes párrafos. 

Este modo de proceder es resultado de mi experiencia tras innumerables llamadas a operadores de telecomunicaciones, tanto móviles como fijos y fácilmente aplicable en otros contextos y puedo afirmar categóricamente que funciona casi* siempre, ahorrándome más de un susto en la factura y dinero, que es un poco de lo que se trata, a costa de invertir un poco más de tiempo, que no siempre se tiene.

Supongamos que queremos realizar una consulta sobre un cierto servicio u oferta de un operador móvil de los existentes en España. Apunto que normalmente es indiferente la empresa, ya que aunque parezca increíble, todas son más o menos igual de buenas (o de malas) a la hora de informar. Llamo y pregunto. Me danla respuesta A.“Muchas gracias”. Mi “truco” consiste en volver a llamar y preguntar lo mismo otra vez. Me danla respuesta B.¿No se lo creen? Pues les aseguro que pasa. ¿Qué hago?, ¿Me quedo con la A o con la B? Si las respuestas son diferentes, opto por hacer una tercera consulta y quedarme con la contestación que se repite. Es cierto que suena asombroso. Por cuestiones de espacio me resulta imposible narrar alguna anécdota pero gracias a este sistema conseguí averiguar el año pasado, por ejemplo, las tarifas de roaming de mi móvil Vodafone en Austria de manera exacta, ya que dos personas del mismo servicio de atención al cliente me dieron respuestas muy muy diferentes con todo lo que ello conlleva.

Merecen especial atención las llamadas a números de atención al cliente no gratuitos (902) o especialmente caros (906, 806 u 807 como el de Iberia, de juzgado de guardia en mi opinión), ya que en estos casos conviene valorar si la información que podemos obtener compensa el coste de la llamada.

*: A pesar de todo es reseñable comentar que no es un método 100% infalible e incluso yo, empleándolo, he sufrido una gran decepción recientemente al ver que no se me aplicaban las condiciones de facturación que dos empleados del servicio de atención al cliente me habían asegurado y concedido a cambio de cancelar mi portabilidad, con lo que el paso siguiente debe ser la reclamación que en este caso incluso fue desestimada porque, según mi operador móvil, la información que me facilitaron o estaba mal, o yo la entendí mal (¿las dos veces? Me pregunto yo). Siempre existe este margen de error pero al menos tenemos que intentar estar lo más seguros posible de que lo que se nos ha dicho es correcto. Está claro que lo mejor es grabar la conversación o contratar un notario…

Finalmente me gustaría terminar con una recomendación muy obvia pero no siempre muy seguida y es que antes de contratar cualquier servicio u oferta relacionada con las telecomunicaciones (y me atrevería a decir que en general), se pregunte todo y no se dé nada por supuesto: a qué me comprometo, a qué no se compromete la otra parte, qué incluye, qué no incluye, etc. No sé si preguntando se llega a Roma como reza el refrán, pero desde luego nos aleja de Pompeya.

Compartir en redes sociales

Pinterest

Deja un comentario

Seguir a ChristianDvE en Twitter
 TwitterFacebookYouTubePinterestInstagramFeed
Periscope
Recibe por correo electrónico los nuevos contenidos para no perderte ninguno

Dirección de mail:

Sígueme (si quieres) también en Feedly
Archivos
Creative Commons
Los contenidos de este blog se encuentran bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.