TwitterFacebookYouTubePinterestApp.netFeed
 

Linux, el sistema operativo que vino del frío

LinuxHaciendo un poco de historia, en 1969 (también el año de nacimiento de Internet, ¿casualidad?) en los laboratorios dela empresa AT&T (de EE.UU. como casi siempre) se desarrolló el sistema operativo UNIX, orientado a grandes (y carísimos) ordenadores que pertenecían a multinacionales y gobiernos. Recordemos que el “ordenador personal” tal y como lo conocemos (es decir, que cabe en una habitación, se puede pagar sin tener que hipotecar la casa y no necesita una central eléctrica para él solo para ser alimentado) no nació hasta principios de los 80.

Años después, a principios de los 90, un estudiante finlandés (de ahí lo del frío) llamado Linus Benedict Torvald basándose en una versión reducida de UNIX llamada Minix comenzó a desarrollar un sistema operativo propio, que pasó a llamar Linux (en su propio honor, supongo). La primera versión “oficial” salió el 5 de octubre de 1991 y era totalmente compatible con UNIX y para ordenadores personales. Tal fue el éxito de la iniciativa que muchas personas, de manera desinteresada y a través de Internet, decidieron colaborar en ese proyecto impulsando así su avance en gran medida, y sin que por ello Linus perdiera el control del mismo.

Linux se enmarca dentro dela licencia GNU, que permite tanto la libre distribución del sistema operativo como de su código fuente, lo que permite cambiarlo y adaptarlo a nuestras necesidades.

Las ventajas de este sistema operativo, que cada vez tiene más adeptos, son innegables: por un lado es muy robusto, versátil y configurable, lo que unido a su licencia libre (o sea, gratis), independientemente del número de equipos en el que se instale, lo hacen muy atractivo tanto a gente con un perfil técnico como para las empresas, donde la reducción de costes se debería traducir en mayores beneficios.

En el lado negativo (si es que lo tiene), decir que a pesar de los enormes avances y mejoras en el proceso de instalación y configuración desde que lo conozco (allá por el lejano 1995 -no hay color entre lo de aquella época y ahora-), para un usuario “básico”, acostumbrado a hacer “click and go”, el sistema sigue siendo complejo, sobre todo a la hora de administrarlo y en equipos modernos.

Linux es muy potente y usado en la actualidad en servidores, pero mi consejo personal es que aunque nos entren ganas de probarlo si no somos muy “duchos” en cuestiones informáticas y las palabras partición, gestor de arranque, etc… son poco (o nada) familiares o hasta hace unos párrafos UNIX nos sonaba a champú, lo más cauto será no atreverse o hacerlo tras estudiar las instrucciones de instalación (nada de aceptar, aceptar, aceptar…) e idealmente pidiendo ayuda a un vecino/amigo/familiar que sí que controle (a cambio de una suculenta cena, por ejemplo). En caso contrario, las consecuencias pueden ser nefastas (como las de cualquier “imprudencia”),  y quizá tengamos que invitar a algo más que una comida a nuestro vecino/amigo/familiar…

En definitiva, Linux es un excelente sistema operativo que está plantando cara al Windows de Microsoft, si bien cada cual tiene indudablemente sus ventajas e inconvenientes. Lo que está claro es que la variedad nos favorece a todos.

Compartir en redes sociales

Pinterest

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

2 respuestas a Linux, el sistema operativo que vino del frío

  • fiorella luque mendieta dice:

    muy interesante la creación del Sistema OPerativo Linux, por que Las ventajas de este sistema operativo, que cada vez tiene más adeptos, son innegables: por un lado es muy robusto, versátil y configurable, lo que unido a su licencia libre (o sea, gratis), independientemente del número de equipos en el que se instale, lo hacen muy atractivo tanto a gente con un perfil técnico como para las empresas, donde la reducción de costes se debería traducir en mayores beneficios.

Deja un comentario

Suscríbete gratis

Recibe por correo electrónico los nuevos contenidos para no perderte ninguno

Dirección de mail:

Sígueme (si quieres) también en Feedly
Hosting por dinahosting.

Tasa a Google

Este blog renuncia a que Google le pague por enlazar sus contenidos (no reclamaremos nunca ninguna tasa a Google).

Redes sociales

 

Archivos

Creative Commons
Los contenidos de este blog se encuentran bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.