¿Y si Apple rescatase a España?

Y si Apple rescatase a EspañaHace unas semanas, Apple dio una rueda de prensa en la que contó qué iba a hacer con los casi cien mil millones de dólares que tiene en el banco. Casualmente, esa es una cantidad similar a la que España puede llegar a necesitar para resucitar su sistema bancario ¿Y si lo hubiese empleado para rescatar a España?

Aunque los políticos y Apple nos dirían que nada va a cambiar, lo cierto es que es lógico pensar que quien pone el dinero exigiría unas mínimas garantías de que lo va a poder recuperar con los correspondientes intereses, pues Apple es una empresa y no una O.N.G. Igual que cuando un nuevo director ocupa su puesto en una compañía, es más que probable que las directrices que marcarían el paso de los españoles serían afines al modo de pensar en Apple. Todo ello tendría las siguientes consecuencias:

  • España se volvería un país caro y algo elitista. Cualquier visitante serían bien recibido pero habría que tener unas rentas elevadas para poder mantenerse al día. Todos los impuestos serían “de lujo” (hasta el de la basura) y los pagaríamos encantados.
  • Los gobernantes, en manos de Apple, serían bastante estrictos con las normas de la “compañía” (casi como dictadores). Independientemente de lo que pudiese querer el pueblo, harían su voluntad velando por sus intereses solamente (…).
  • Sobre el punto anterior, no sería raro que el gobierno prohibiese algunas iniciativas innovadoras muy buenas de los ciudadanos para luego presentarlas como un descubrimiento propio.
  • Se incentivaría mucho la innovación y el desarrollo de manera eficiente. Pocos recursos pero bien aprovechados y orientados a obtener los máximos beneficios.
  • En este entorno se potenciaría la creatividad de todos los ciudadanos e instituciones (usando dispositivos de Apple, claro).
  • Sutilmente se sugeriría que “si te gusta el país así, bien, si no ahí está la frontera…” (que no la ventana).
  • Una vez hechas las reformas, España gozaría de una imagen de país seguro, a prueba de virus crisis y con una economía robusta (aunque en realidad en el fondo sería también vulnerable y dependiente, como todas).
  • Los españoles, ya de por sí afables y de trato fácil, lo serían aún más. Se llevaría al máximo extremo esa sencillez y capacidad de interacción persona-persona.
  • La eficiencia general mejoraría. Las gestiones administrativas, trámites, etc. se podrían resolver en pocos clics, rápidamente, sin esperas, colas ni ningún tipo de cuelgues.
  • El país entero sería una obra de arte. Rezumaría belleza desde los más famosos museos hasta la última cañería. Se cuidaría hasta el más pequeño detalle. El dinero no sería problema.
  • España, con su carácter también propio, iría cada vez más a su aire, desligándose de Europa y del mundo, en línea con Apple que no sigue otras tendencias que no sean las propias.
  • Las piruetas contables y tejemanejes varios para pagar menos impuestos dejarían de estar mal vistos siempre que fuesen legales (no como ahora que nos mostramos intransigentes ante cualquier fraude…).
  • Un halo de misterio rodearía cualquier novedad o cambio. Todo se conservaría en el más profundo de los secretos hasta el momento de su utilización o presentación pública, ya fuese un evento, un edificio nuevo, una nueva ley o… el menú del día. El objetivo sería sorprender siempre  (independientemente de la magnitud de la noticia, evento o información).
  • La logística en España se pondría entre las mejores del mundo. Todo se organizaría para que cualquier persona u objeto pudiese colocarse en otro lugar de la península en un tiempo récord, manteniendo el stock mínimo de gente en cada ciudad, descongestionándolas y repartiendo la población.
  • Inculcaría la necesidad (¿obligación?) de hacer entretenidas todas las presentaciones, entrevistas, discursos, etc. Las convertiría en un arte que pasaría a ser uno de los sellos característicos del país. Eso sí, los políticos seguirían cambiando de opinión de un día para otro, diciendo medias verdades (o mentiras directamente), etc. pero al menos serían divertidas. Algo así como ciertos anuncios publicitarios que uno no se cree pero que tienen una presentación atractiva.
  • Como efecto colateral, Apple, al ver los distintos productos típicos de gran éxito no solo en el país sino también en el extranjero (jamón, aceite, empanada, paella, etc.) no dudaría en patentarlos y controlar su expansión y obtener jugosos beneficios. Como contrapartida positiva, bloquearía o, por lo menos frenaría, la entrada de productos similares del extranjero a base de demandas.

Sopesando pros y contras ¿sería tan malo?

P.D. Obvio decir que Android estaría prohibido y perseguido. Sus usuarios no-conversos serían, por supuesto, deportados a Guantánamo…

P.D. Este es un post de potenciales, por supuesto, una reflexión con un punto de ironía y muchos tópicos sobre Apple que no comparto, pero ahí están.

9 Responses to ¿Y si Apple rescatase a España?

Deja un comentario

Seguir a ChristianDvE en Twitter
 TwitterFacebook YouTubePinterestInstagramFeed
Periscope
Recibe por correo electrónico los nuevos contenidos para no perderte ninguno

Dirección de mail:

Sígueme (si quieres) también en Feedly
Archivos
Creative Commons
Los contenidos de este blog se encuentran bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.