Espías entre nosotros

EspíaEs posible que los servicios de inteligencia nos vigilen, no lo descarto, pero me refiero con este título a los programas de ordenador espía o “spyware”. Si en números pasados hablábamos de virus y gusanos, aquí tenemos también un tipo de programas que no habría sido ningún drama si su inventor se hubiera quedado dormido el día que se le ocurrió la feliz idea.

¿Espiarme?, ¿cómo?, ¿para qué? Aunque parezca ciencia ficción que a nosotros, ciudadanos “modelo” y “normales” nos quieran vigilar, es totalmente cierto, estas aplicaciones están mucho más extendidas de lo que la gente piensa.

Los programas de spyware son unas diminutas aplicaciones cuyo objetivo es enviar datos que recogen en el ordenador en el que están instalados. Estas informaciones son enviadas por Internet (sin conocimiento por parte del usuario) a un servidor que las almacena.

Algunos programas “gratuitos” (y no gratuitos), barras de navegación, etc. que se encuentran en Internet, CDs y DVDs de utilidades, etc. instalan, además de la aplicación legítima, el espía (y por lo visto en muchos de ellos lo informan incluso en ese contrato de licencia que siempre nos apresuramos a aceptar ¿sin leer?). A pesar de que eliminemos el programa, lo habitual es que el spyware quede en el sistema funcionando y operativo, siendo normalmente complicado de eliminar.

Pero antes de que miremos de reojo el ordenador y pensemos en callarlo para siempre, conviene aclarar que estos espías no son particularmente perjudiciales, a diferencia de, por ejemplo, los virus o gusanos. “Normalmente” se limitan a registrar nuestras preferencias de navegación, sitios que se visitan, qué buscamos en los buscadores, descargar títulos de canciones, etc. con el fin de intentar personalizar la publicidad que nos envían a nuestros gustos e intereses (angelitos) o proporcionarnos servicios personalizados. Depende de la empresa que lo haya creado o difundido. No intentan averiguar, por ejemplo, nuestras claves para vaciar la cuenta online del banco o interceptar los correos que nos envían. En principio su comportamiento, dentro de lo posible, intenta ser correcto.

¿Qué programas tienen espías? Pues hay bastantes, lo más práctico es buscar la palabra “spyware” en Internet y aparecen listas de programas con “parásitos”. Por citar alguno, hace tiempo saltó el escándalo porque, según dicen, una de las primeras versiones del Kazaa llevaba de serie un espía. En las versiones actuales, aseguran haberlo eliminado.

Quizá después de este artículo el lector esté alarmado, o halagado por el importante papel de su opinión en el mundo empresarial (tanto como para espiarlo) o quizá indiferente. En cualquier caso la realidad está ahí, y conocerla no debería causar más perjuicio que ignorarla. Mi consejo personal: instalar cuantos menos programas mejor.

Compartir en redes sociales

Pinterest

Deja un comentario

Seguir a ChristianDvE en Twitter
 TwitterFacebookYouTubePinterestInstagramFeed
Periscope
Recibe por correo electrónico los nuevos contenidos para no perderte ninguno

Dirección de mail:

Sígueme (si quieres) también en Feedly
Archivos
Creative Commons
Los contenidos de este blog se encuentran bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.