Música y MP3, las siglas que más suenan

iPod¿Qué es eso del formato MP3 del que tanto se oye? Como casi todo en Internet (empezando por la propia red), es bastante más antiguo de lo que parece y sólo en los últimos años ha obtenido una creciente popularidad.

En 1987 el Instituto alemán Fraunhofer se propuso desarrollar un método para transmitir audio en un formato digital comprimido. Diseñaron un algoritmo (codificador) capaz de comprimir el sonido sin una pérdida de calidad que el oído humano fuese capaz de apreciar. En 1992 un grupo de expertos encargados de crear estándares para la transmisión de vídeo en formato digital (el Motion Picture Experts Group –MPEG-) aprobó la tecnología y así nació el MP3.

El algoritmo de compresión está basado en la limitación del oído humano, que, salvo gente muy sensible con una “oreja de oro”, es incapaz de apreciar frecuencias fuera de la banda entre 20Hz y 20Khz (la máxima sensibilidad tiene lugar entre 2 y 4Khz). Lo que hace el compresor es eliminar todas las frecuencias fuera de estos límites, lo que repercute, por un lado en un menor tamaño del fichero (aunque la “esencia” de la música se puede escuchar perfectamente), y por otro que la codificación de la señal es con pérdidas, lo que quiere decir que al “tirar” información, no podremos nunca llegar a reconstruir, si quisiésemos, la señal original.

Cuando se “pasa a MP3” es posible seleccionar el nivel de codificación y compresión que se desea, y a mayor compresión, menor calidad (y menor tamaño del fichero de salida). Como ejemplos prácticos, diremos que en un CD de música convencional, el que podemos escuchar en el equipo de música, caben hasta 80 minutos, mientras que si convertimos a MP3 varios de nuestros CDs y los grabamos en uno sólo, podremos almacenar alrededor de 11-12 en 1 (dependiendo de la calidad, pero se suele hablar de unas 150-170 canciones por CD).

Hay que notar que estas canciones no podremos reproducirlas en nuestro lector de CD “convencional” salvo que sea capaz de decodificar MP3 (como los más actuales), por lo que tendremos, o bien que escucharlo en el ordenador o bien en alguno de los dispositivos que se venden actualmente y que permiten leer ficheros en este formato (reproductores portátiles, Discman, lectores de DVD, etc.).

Sobre la legalidad o no del MP3 diremos que no es ilegal, pero depende, como todo, del uso que se le dé. Grabar nuestra propia voz, digitalizarla y pasarla a MP3 es completamente legal, guardar en el ordenador canciones de nuestros CDs de audio también es legal, ya que una ley de la propiedad intelectual permite copias privadas de nuestra música siempre que sea para uso propio, sin ánimo de lucro y que, de alguna manera, se compense a los autores por esta copia privada según comentan los expertos en leyes (yo no lo soy). El “problema” es que se intercambien impunemente canciones o peor aún, que se estas canciones copiadas se vendan con ánimo de lucro por personas sin los correspondientes derechos. Es realmente un tema complicado que escapa a esta pequeña presentación del MP3, en cualquier caso la idea es saber en qué consiste el sistema y que el formato MP3 en sí mismo no es ilegal, otra asunto es para lo que se use, pero eso pasa con todo…

Compartir en redes sociales

Pinterest

Deja un comentario

Seguir a ChristianDvE en Twitter
 TwitterFacebookYouTubePinterestInstagramFeed
Periscope
Recibe por correo electrónico los nuevos contenidos para no perderte ninguno

Dirección de mail:

Sígueme (si quieres) también en Feedly
Archivos
Creative Commons
Los contenidos de este blog se encuentran bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.